Ataque cardíaco, también conocido como ataque cardíaco, es una patología que afecta a un gran número de italianos.

De hecho, cada año hay hasta 120.000 casos de infarto de miocardio, el 11% de los cuales son mortales. Sin duda la prevención es fundamental para evitar toparse con esta patología pero es igualmente importante reconocer los síntomas para preparar una intervención eficaz.

El tiempo es realmente esencial con la esperanza de sobrevivir si tienen un infarto.

Veamos juntos qué es un infarto y cómo se reconoce:

Infarto, o más propiamente infarto agudo de miocardio, ocurre debido a un problema en el sistema cardiovascular. Para funcionar correctamente, el corazón necesita un suministro constante de sangre, que fluye a través de las arterias.

Cuando una de estas arterias que van al corazón se bloquea, por razones que veremos más adelante, el flujo se detiene y ya no llega al músculo cardíaco. Cuando esto sucede, el tejido cardíaco se daña y comienza a morir (se vuelve necrótico), porque la parte afectada ya no alcanza el oxígeno que se transporta en el torrente sanguíneo.

Por tanto, es de vital importancia que reiniciar el sistema circulatorio lo más rápido posible para tener menos daño al tejido cardíaco y asegurar que el corazón pueda reanudar su funcionamiento óptimo.

Los primeros síntomas de un infarto son muy típicos y, si se evalúan adecuadamente, permiten actuar rápidamente para evitar consecuencias irreversibles.

El primer síntoma es el opresión en el pecho (angina de pecho). Contrariamente a la creencia popular, de hecho, el dolor causado por un infarto no es agudo (como una espina desgarrando el pecho) sino una sensación de pesadez que se manifiesta en la parte superior del pecho y detrás del esternón.

Muy a menudo se confunde con el dolor provocado por la indigestión, pero si este persiste y se vuelve más intenso hasta el punto de dificultar la respiración, es mejor realizar controles. También es típico que este dolor se irradie a áreas vecinas como los brazos y las manos..

Muy a menudo, el dolor también se acompaña de náuseas, sudores fríos y una sensación de agotamiento y fatiga.

¿Qué hacer cuando se presentan estos síntomas?

Como ya hemos dicho, la puntualidad es la primera cura para el infarto. Estos últimos también son importantes durante un infarto y, por ello, lo primero que hay que hacer es llamar al 112.

Ponerse al volante para llegar a la sala de emergencias más cercana con un ataque cardíaco no es seguro ni para ellos mismos ni para los demás. Si se enferma mientras conduce, corre el riesgo de patinar con su automóvil y causar accidentes.

Mejor entonces contactar con el personal especializado de guardia del Servicio de Urgencias que, además de alertar a la ambulancia más cercana, asesorará telefónicamente a la persona que sufre un infarto sobre cómo comportarse mientras espera ayuda.

Dos consejos útiles muy sencillos son: sentarse erguido para facilitar el flujo de oxígeno al cuerpo y evitar la tensión.

Aquellos que ya están en terapia con nitroglicerina deben tomar una tableta para poner debajo de la lengua., quienes no la tengan pueden tomar una simple aspirina que, con su acción, ayuda a diluir la sangre para facilitar su paso por las arterias.

Una vez que obtenga ayuda, necesita describa sus síntomas cuidadosamente e su historial médico para que los profesionales de la salud puedan implementar los tratamientos más adecuados.

Quienes se vean obligados a ayudar a alguien que ha sufrido un infarto deben seguir las mismas instrucciones: llamar a una ambulancia y, si la persona está consciente, colocarla en posición sentada con el torso erguido, preguntarle si tiene algún medicamento que pueda ayudarla y ayudarla esperando ayuda.

Si la persona no está consciente y no posee las nociones primarias de primeros auxilios, es mejor no tocar a la persona. sufre un infarto, ya que se corre el riesgo de empeorar la situación: el masaje cardíaco que practican quienes no pueden hacerlo no solo es ineficaz sino que puede resultar perjudicial.

En cambio, puede ser útil practicarlo siguiendo atentamente las instrucciones telefónicas proporcionadas por el personal sanitario del 112, quien le dará instrucciones sobre el número de masajes a practicar, sobre la frecuencia y también sobre la intensidad. El masaje cardíaco es realmente muy útil porque ayuda a volver a funcionar

Pero, ¿cuáles son las causas que provocan un ataque cardíaco y cómo se puede prevenir?

Existen causas genéticas que pueden predisponer al infarto pero no debemos olvidar que el estilo de vida es el que más afecta la salud de nuestro corazón. El sobrepeso, el alcohol y el tabaquismo pueden dañar las arterias y promover la acumulación de colesterol y otras sustancias en su interior.

Un estilo de vida saludable y controles frecuentes una vez cumplidos los cincuenta años (ecografía de las carótidas y electrocardiograma, así como visita al cardiólogo) sirven para prevenir la aparición de infartos y evitar correr riesgos graves para el propio cuerpo.

Leave a Reply